jueves, 4 de diciembre de 2008

Ergofunción literaria y el tejo de Imborg

Los amigos de Ergofunción me invitaron a su foro literario para comentar La Diosa contra Roma. Ya era la segunda vez que iba, hace dos años estuve con Gontrodo, y no contentos con eso... ¡me regalaron el tejo sagrado de Imborg! Vease mi cara de pasmo e incredulidad... Aquí encontrareis fotos del encuentro

El problema lo tengo ahora: ¿Intento hacer un bonsai? -¿alguien sabe?-. ¿Lo planto en el jardín de la iglesia del Natahoyo, y lo contemplo desde la ventana de mi casa? -una iglesia sin texu no ye nada- ¿Lo dono al Botánico? -¿tendré derecho a una plaquita para la posteridad?- ¿Me compro una finca para plantarlo? -con la crisis igual abaratan-

La verdad es que me gustaría tenerlo a mano por si un decido cruzar la puerta del reino de los guerreros muertos. ¿Qué mejor eutanasia y más legal?

2 comentarios:

Alfredo dijo...

Como fui uno de los que colaboró en el regalo, la verdad es que me gustaría que el texu tuviese una buena vida, sea cual sea el lugar donde termine. Fue un grato encuentro, como ya te hemos dicho por activa y por pasiva. Que tengamos la oportunidad de que se repita muchas veces, significando que tu cosecha literaria ha sido abundante y nuestro foro mantiene su vitalidad.

Ergofunción dijo...

Con la excusa del "texu" y la crisis financiera mundial, ¡seguro que aparece un terrenin curiosu abuen precio!. Un abrazo.