jueves, 13 de noviembre de 2008

De África y los imperios


(Música para acompañar la lectura)

Lucius Cecilius Molón será enviado en secreto por Augusto para eliminar a Imborg, la guerrera. En compañía del griego Cleóstrato, recorrerá los poblados ástures en su busca, acompañados por una comitiva de guerreros nubios. Imborg le preguntará al escriba quiénes eran los hombres pintados de negro y Cleóstrato le revelará que más allá de las columnas de Hércules, los hombres y mujeres son así, negros. Las tribus son muy distintas entre sí, se diferencian fácilmente, pero su piel tiene ese color en todos las casos.

Guerreros nubios


Cabe recordar que África, esa gran desconocida cruelmente reinventada, fue cuna de grandes imperios, y no pensemos sólo en Cleopatra. Además de Egipto, Saba también tuvo su famosa reina, y extensos y poderosos fueron los los imperios Almorávide y Almohade (de los que media España formó parte, pues era la más rica de sus provincias Al-Andalus) y Keanem-Bornu, Shongay, el de Ghana, Malí, Aksum y el Congo.

Y puedo juraros que era mucha su riqueza y grande su poder... tanto como nuestra osada ignorancia más allá de la apocalíptica imagen mediática: guerras, hambres, pestes... y diamantes.

2 comentarios:

Arantxa dijo...

En África también se creó la primera gran biblioteca de la Antigüedad, la de Alejandría y en ella vivió el último sabio de la Antiguedad que por una vez era una sabia, Hipatia "la más grande". Fue desnudada y lapidada con trozos de cerámica por los partidarios del obispo Cirilo, por no apoyar el creciente poder del Cristianismo.

Anónimo dijo...

No encuentro un correo donde poder hacerte una pregunta sobre tu próxima novela.

Te pongo el mío por si quieres escribirme

los.maquis@gmail.com